martes, 17 de enero de 2012

El picador de piedra


Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún más rico y poderoso que él. Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue también concedido. Al poco tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos y sintió miedo.

Cuando vio cómo un feroz samurai resolvía las divergencias con sus enemigos, pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la paz y la indestructibilidad. Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así fue.

Sin embargo, aún siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado en número y peligrosidad. Un día se sorprendió mirando al sol desde la seguridad de la ventana de su casa y pensó: "él si que es superior, ya que nadie puede hacerle daño y siempre está por encima de todas las cosas. ¡ Quiero ser el sol !".

Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así era como realmente le gustaría ser.

Así, se convirtió en nube, pero al ver cómo el viento le arrastraba con su fuerza, la desilusión fue insoportable. Entonces decidió que quería ser viento. Cuando fue viento, observó que aunque soplaba con gran fuerza a una roca, ésta no se movía y pensó: ¡ ella sí que es realmente fuerte: quiero ser una roca ! Al convertirse en roca se sintió invencible porque creía que no existía nada más fuerte que él en todo el universo.

Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad. Esto le hizo reflexionar y le llevó a pensar que, en definitiva, su condición inicial no era tan mala y que deseaba de nuevo volver a ser el picador de piedra que era en un principio.

6 comentarios:

  1. Me encantanm sus leyendas y fabulas, nos invitan a reflexionar, tenemos que conformarnos con lo que somos, pues por algo lo somos...

    ResponderEliminar
  2. jejejej si me gustan las fabulas tambien por eso, es una reflexión a nuestras vidas. Aunque este picador de piedras no era tan humilde que digamos, tuvo que pasar por diferentes transformaciones para valorar lo que era. :-)

    ResponderEliminar
  3. Todos tenemos un propósito en la vida, y si no nacemos con uno debemos crearnoslo, porque sería muy triste vivir la vida por simplemente vivirla. La vida hay que disfrutarla haciendo lo que nos gusta, luchando por lograr nuestros anhelos y sobre todo siendo consientes de que no estamos solos en este mundo y que debemos cuidar la tierra y convivir en paz y armonía con nuestros semejantes porque en picador de piedra en todas sus deseos le fue bien pero nunca le fue conforme su vivir.

    ResponderEliminar
  4. En esta vida el problema es que muchos no han descubierto sus talentos personales, asi que pocas veces disfrutan de hacer lo que más les gusta, esa podría ser una causa pero claro estoy segura que no es la única razón.

    ResponderEliminar
  5. La fábula El Picador de piedra nos invita a reflexionar a no ambicionar lo que no tenemos y a seguir adelante con lo poco que poseemos pero es todo nuestro.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario¡¡¡