lunes, 23 de septiembre de 2013

Las frases de la semana


Pensé en la fascinación que sentiría Gatsby al ver la luz verde al final del embarcadero de Daisy. Había recorrido un largo camino hasta aquí. Creyó imposible no poder alcanzar su sueño, aparentemente tan cercano.


Hola a todos, exploradores del Internet y bienvenidos blogueros de todas partes, la semana pasada no pude publicar las frases de la semana, pero iniciando esta otra, les traigo las frases de "El gran Gatby", libro escrito por el estadounidense F. Scott Fitzgerald en 1925, un clásico, una historia que en el 2013 se popularizo con la película que se estrenó este mismo año. Una historia donde el espectador profundizará en el corazón herido de Gatby, un hombre misterisos en las que su principal objetivo será en volver a vivir en un pasado a lado del amor de su vida.


Y sin más que decir aqui se las dejo:


No te angusties, la vida vuelve a empezar con el otoño 

La vida no es para siempre   

Cuando quieras criticar a alguien, recuerda que no todos han tenido las mismas oportunidades que tu.

Mi padre me enseñó a intentar quedarme siempre con lo mejor de las personas

Y así vamos adelante, botes contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado.
  
No volvería a intentar adentrarme en el corazón humano. Sólo Gatsby, mi vecino, sería la excepción. Gatsby, que representaba todo lo que yo despreciaba 

Una cosa es segura y nada lo es más: los ricos crían riqueza, y los pobres crían… hijos 
  
-Dicen que mataste a un hombre. -¿Sólo a uno? 

Pensé en la fascinación que sentiría Gatsby al ver la luz verde al final del embarcadero de Daisy. Había recorrido un largo camino hasta aquí. Creyó imposible no poder alcanzar su sueño, aparentemente tan cercano.
  
Él da fiestas grandes y a mí me gustan las fiestas grandes. ¡Son tan íntimas! En las fiestas pequeñas no hay ninguna intimidad.

-No se puede repetir el pasado.
-¿No se puede repetir el pasado? ¡Por supuesto que puedo!
 
Nueva York, 1922. El temperamento de la ciudad había cambiado drásticamente. Los edificios eran más altos; las fiestas, más grandes; la moral, más liviana y el licor, más barato. La agitación se acercaba a la histeria.

Gatsby tenía una gran visión de su vida desde que era un niño. Ningún fuego podría desafiar el cuento de hadas que había acumulado en su corazón.

Gatsby tenía un extraordinario sentido de la esperanza. Pero yo tenía la incómoda sensación de que él estaba escondiendo secretos.

  No son buenas personas. Tú vales más que todos ellos.