viernes, 10 de junio de 2016

Frases de la semana con Rush

 He recopilado las frases con respecto a una película  llamada RUSH, pasión y Gloria. Una película que nos muestra el vivir de los pilotos de formula 1. Un film de rivalidad, gloría y riesgo.


Veinticinco pilotos inician cada temporada en Fórmula 1 y cada año, dos mueren. ¿Qué clase de persona tiene un trabajo así? No la gente normal, seguro. Los rebeldes... los lunáticos... los soñadores. Gente desesperada por dejar huella y dispuesta a morir en el intento.

Tengo una teoría sobre el gusto de las mujeres por los pilotos. No es porque respeten lo que hacemos... conducir dando vueltas y vueltas en círculos. A la mayoría les parece patético y tal vez tengan razón. Es nuestra cercanía con la muerte. Entre más cerca estés de ella, más vivo te sientes. Más vivo estás. Y ellas perciben eso en ti.

Nunca lo habrían imaginado los pioneros que inventaron el automóvil que nos poseería así, nuestra imaginación, nuestros sueños.

A los hombres nos gustan las mujeres pero aún más que eso ¡los hombres amamos los autos!

Las carreras son para playboys y diletantes. Para amateurs frívolos sin nada en la cabeza. El apellido Lauda es de políticos y economistas, para las primeras planas.



Las únicas criaturas que he amado o que he tratado con honor son los periquitos. En cualquier área de la vida, sería, soy un verdadero estorbo.



Cuando empezó la temporada, la gente se preguntaba si Lord Hesketh y su equipo de entusiastas de clase alta le traerían glamour a la comunidad automovilística o solo comedia.

Ciertamente, es la primera vez que se ve a un mayordomo servir ostras y caviar en los pits. Pero han tenido un gran impacto.

Personalmente, siempre he creído en llegar... pisar el acelerador y retar a todos a moverse primero. Pero no quieren eso... quieren mi cuerpo como un templo y mi mente como un monje.

  ¿Qué hay de tu alma, de tu corazón?

Da las vueltas como loco y la distribución del peso es un desastre. Increíble, todas estas instalaciones y hacen una porquería como esta.

Dios me dio una mente buena pero un excelente trasero que siente todo en un auto.


Para ser campeón se necesita más que solo ser rápido. Es todo el paquete. Tú solo eres un corcel y un fiestero. Por eso les agradas a todos.

Todo ese cariño, todas esas sonrisas son señales de falta de respeto. No te temen. Mientras que a mí.

No busques normalidad en hombres dispuestos a matarse conduciendo en círculos.


Mi esposa se encontró un nuevo promotor... digo, amante, que la hace feliz. Y el Sr. Burton, una forma de sentirse joven otra vez que lo hace feliz. Ojalá tenga bolsillos grandes. Los necesitará. Y yo hallé la manera de tener una ex esposa sin gastar un centavo, que tiene que ser una de mis mayores victorias.

La felicidad es el enemigo. Te debilita. Te hace dudar. De pronto, tienes algo que perder. Cuando crees que la felicidad es el enemigo ya es muy tarde. Ya lo has perdido todo.

Sí, claro que estoy asustado y ustedes también. Acepto que cada vez que subo a mi auto existe un 20% de probabilidad de que muera, y vivo con eso pero ni uno por ciento más.

¿Sabes, Niki? De vez en cuando sirve que le agrades a la gente.

No es tan fácil convertirse en campeón. Hay que creérselo para hacerlo posible.

No gané lo más grande de mi vida para regresar a trabajar.

Parte de la vida debe ser para el placer. ¿Qué caso tiene tener miles de trofeos, medallas y aviones si no te diviertes? ¿Cómo puede ser eso "ganar"?


Te ves bien, Niki. Eres el único que se quemó el rostro y le quedó mejor.

Para James un título mundial era suficiente. Había demostrado
lo que tenía que demostrar a sí mismo y a todo aquel que dudaba de él.


Cuando lo vi en Londres siete años después, yo como campeón de nuevo, él como comentarista, iba descalzo en una bicicleta, con un neumático pinchado. Seguía viviendo cada día como si fuera el último.

Cuando supe que murió a los 45, de un paro cardíaco no me sorprendió, solo me entristeció. La gente siempre piensa que éramos rivales pero él era de los pocos que me agradaban y de los muy pocos que respetaba. Sigue siendo la única persona que envidié.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario¡¡¡